Uso del vehículo de empresa por parte de un trabajador , retribución en especie ?

Blog Gescoar

Uso del vehículo de empresa por parte de un trabajador , retribución en especie ?

1.- Una empresa cede un vehículo a uno de sus empleados sin ningún tipo de limitación. Además, el empleado se encarga de remitirle las facturas por el consumo de gasolina con los datos fiscales de la empresa, reembolsándole esta los importes, ¿existe renta en especie por el combustible a pesar de que el pago se realiza en metálico?

Sí, independientemente de cómo se realiza el reembolso, el combustible es obtenido a título gratuito por el trabajador ya que posteriormente se produce el abono de las cantidades por parte de la empresa. Aunque pretendiese determinarse que existe algún tipo de coste indemnizatorio que debe soportar el trabajador por el hecho de haber adelantado el dinero, el precio del combustible seguiría siendo mucho más bajo de su valor normal de mercado y, por tanto, seguiría existiendo retribución en especie.

2.- Y si el empleado tuviese una tarjeta de la empresa con la que pagar este tipo de gastos, ¿también existiría retribución en especie?

En este caso es mucho más clara la existencia de la renta en especie ya que en ningún momento hay una corriente monetaria de la empresa al trabajador.

3.- En caso de que el trabajador abonase con dicha tarjeta el combustible y, en nóminas posteriores, se le detrajese la parte correspondiente a dicho gastos, ¿seguiría existiendo retribución en especie?

No. El hecho de que sea el empleado el que, en fin último, soporta el gasto, valorado a precio de mercado, determina la imposibilidad de calificar la operación como de retribución en especie para el empleado.

4.- Pasados unos años, el vehículo sufre una avería y la empresa se encarga de los costes de reparación, ¿existe retribución en especie?

Sí, pero esta retribución en especie debe ser considerada como parte de la retribución inherente a la cesión del uso del vehículo ya que es condición necesaria para el funcionamiento del mismo y, por tanto, necesaria para que se pueda producir la efectiva puesta a disposición del vehículo a favor del empleado.

 

La retribución en especie derivada de la utilización de vehículos automóviles por parte de empleados para fines particulares, es comprensiva de todos los gastos satisfechos por la empresa que permiten poner el vehículo en condiciones de uso para el empleado, como es el caso de los seguros, los impuestos municipales o los gastos de mantenimiento por lo que no constituye una retribución en especie independiente para el trabajador. No ocurre lo mismo con los gastos derivados del consumo de carburantes, que constituirían retribución en especie separada e independiente si fuesen satisfechos por la empresa. No obstante, se debe precisar que cuando la empresa abona los gastos de combustible consumido en la realización de los desplazamientos laborales, no estamos en presencia de una retribución al trabajador, ya que el gasto no es del trabajador sino de la propia empresa que ha ordenado el desplazamiento laboral.

Compartir en Twitter · Compartir en Facebook · Compartir en Google+ · Compartir en Linkedin

Volver