HERENCIAS BLOG 2

Blog Gescoar

HERENCIAS BLOG 2

 

En este segundo blog, os vamos a explicar de forma sencilla como se reparte una herencia en sus diferentes casos:

 

Las herencias se dividen en tres partes o tercios. El tercio de la legítima, el tercio de mejora y el tercio de libre disposición. El Código Civil marca a quién se podrá dejar cada una de estas partes y el testamento ayuda a distribuirlas.

El tercio de la legítima; un tercio de la herencia se repartirá entre los herederos legítimos que son el cónyuge del fallecido y sus hijos. Este tercio se tiene que repartir a partes iguales entre los herederos legítimos. Con un testamento se puede definir para quien es cada cosa a repartir (inmuebles, dinero, obras de arte, vehículos, etc ).

El tercio de mejora; este tercio se usa para mejorar lo que recibirá alguno de los herederos legítimos, es decir, se puede dar más a un hijo que a otro de forma legal.

El tercio de libre disposición; la Ley permite destinar un tercio de la herencia a quien se quiera, sea o no familiar o heredero legítimo. Para esto sirve este tercio.

¿Cómo se reparte una herencia entre el cónyuge e hijos? Si hay testamento, la herencia legítima de los hijos será de dos tercios en propiedad y una parte de esos bienes serán para el cónyuge como usufructo de la herencia de los hijos, es decir, los bienes serán de los hijos, pero el cónyuge será quien los use y los disfrute hasta su fallecimiento. Esto es muy habitual en el caso de la vivienda del fallecido donde la nuda propiedad es de los hijos (propietarios) y el usufructo es del cónyuge (uso y disfrute).

El porcentaje de herencia cuando hay testamento será del 66,6% para los hijos en propiedad, pero con un 33,3% de usufructo del cónyuge viudo/a. Queda el tercio de libre disposición que puede ir destinado a cualquier persona.

En el caso de NO existir testamento, el reparto de la herencia entre cónyuge e hijos es muy similar salvo que desaparece el tercio de libre disposición que, directamente, pasa a los herederos legítimos.

Un consejo: si estás casado/a y quieres proteger el futuro de tu pareja lo aconsejable es que redactes un testamento.

El reparto de la herencia cuando no hay hijos. La lógica dicta que todo el patrimonio será para el cónyuge sin embargo la ley no estima lo mismo:

Los padres serán los herederos legítimos y tendrán pleno derecho a la herencia y al cónyuge se le otorga la mitad de la herencia en usufructo. Si los padres no están vivos, entonces sí, toda la herencia pasa en pleno derecho al cónyuge.

El reparto de la herencia entre hermanos. Cuando hay testamento hemos visto que los hijos se reparten dos tercios de la herencia, pero cuando no hay testamento todos deben percibir la misma proporción de herencia y aquí pueden surgir los problemas: “ un reparto de herencia equitativo sin acuerdo entre los herederos “.

Ejemplo: un heredero no esta de acuerdo y ni acepta ni renuncia a la herencia. Esto impide al resto a continuar con la partición y no queda otro remedio que acudir a un notario para que le comunique el plazo legal que tiene para aceptar o repudiar la herencia. En caso de no hacerlo, se entiende que acepta.

La herencia de los abuelos. Si un abuelo quiere dejar algún bien a sus nietos, debe hacerlo a través del tercio de libre disposición. Si desea dejar la herencia completa a sus nietos, el padre o madre deben renunciar a ésta en favor de sus hijos.

 

En siguientes publicaciones, seguiremos resolviendo dudas acerca de este trámite y os recuerdo que nuestro equipo profesional os podrá ayudar en todo el proceso de tramitación de tu herencia, que no es poco ….

 


C/ Cabo de la Nao, nº 1 local 12  

28500 – Arganda del Rey (Madrid)              

Telf. 91 865 60 56 / mail: info@gescoar.es

www.gescoar.es

 

Compartir en Twitter · Compartir en Facebook · Compartir en Google+ · Compartir en Linkedin

Volver