Trabajas en casa? Cuidado. Tu salud está en riesgo.

Blog Gescoar

Trabajas en casa? Cuidado. Tu salud está en riesgo.

Trabajar desde casa puede provocar hábitos poco saludables, como comer delante de la pantalla o no desconectar en el tiempo libre

El autoempleo es una elección laboral que se ha popularizado en los últimos años, para integrarse en el mercado laboral. Como consecuencia, muchas personas deciden darse de alta como autónomas. Una de las características más comunes de estos trabajadores es que deciden trabajar desde casa y lo hacen principalmente para ahorrarse los costes de oficina o de mantener un local profesional.  Esta elección puede llevar a que el profesional adquiera hábitos poco saludables:  comer delante de la pantalla del ordenador o no limpiar adecuadamente la mesa de trabajo son algunos de los hábitos que pueden provocar un deterioro en la salud del trabajador.

Las nuevas tecnologías, el auge de los negocios digitales y el trabajo freelance tampoco han contribuido a mejorar esos hábitos, que pueden generar sobrepeso y elevar el riesgo de infecciones.

Entre los hábitos más frecuentes de los autónomos que trabajan desde casa destaca el hecho de no desconectar del trabajo ni en el tiempo libre. La mayoría pasan el día contestando a e-mails desde el móvil, lo que acentúa el agotamiento físico y el estrés. También es común organizar el escritorio de forma aleatoria. Como los movimientos frente a un ordenador son monótonos, pueden dar lugar a sobrecargas y a problemas musculares en la espalda debido a la repetición de un mal gesto.Hay autónomos que no paran ni 15 minutos para comer con tranquilidad. El organismo sufre esta actitud y puede provocar problemas digestivos, así como aumentar la sensación de hambre y el riesgo de sufrir sobrepeso.El teclado y el ratón del escritorio necesitan limpieza frecuentemente. Hay trabajadores que no son conscientes de que pueden ir acumulando bacterias y provocarles infecciones.Otros acostumbran a ponerse los auriculares a todo volumen para amenizar la jornada laboral. Los auriculares que se introducen en la oreja no aíslan completamente el sonido exterior. Como consecuencia, se tiende a subir el volumen, lo que provocaría problemas de audición.

Jose Manuel Orejón Camacho

Compartir en Twitter · Compartir en Facebook · Compartir en Google+ · Compartir en Linkedin

Volver